Zenmisetas, una nueva expresión de arte única en el mundo

En Art aliquam siempre decimos que nos gusta acercar a todos una pizca de arte con nuestros productos, arte espontáneo y sencillo. A la hora de hacer nuevos diseños mimamos hasta el último detalle para que todo sea especial. Queremos presentar un nuevo producto, algo único e innovador, jamás visto hasta ahora, y estamos muy emocionados por ello.

Lo hemos bautizado como zenmisetas. ¿Queréis saber que es una zenmiseta?

Como sabéis (y si no, pues ahora sí), en nuestra tienda tenemos cuadros Sumi-e, que consisten en láminas pintadas con la técnica japonesa tradicional de tinta china diluida en agua. El sumi-e es un arte zen basado en el dibujo de naturaleza viva partiendo de la improvisación y la memoria del artista. En una futura entrada os hablaré con más detalle sobre este arte.

Hemos combinado el arte zen del sumi-e con el diseño de camisetas creando una nueva moda que hará temblar los cimientos de los grandes modistos parisinos… bueno, quizá no hasta ese punto, pero se intenta. Seguro que os habéis dado cuenta del origen del nombre, zen + camiseta = zenmisetas, somos unos genios ¿a que sí? 😀

Zenmisetas

Zenmisetas

En la técnica del sumi-e prima la armonía sobre el resto de elementos, y tan importantes son los trazos de pintura como las partes que quedan en blanco, de ahí que empecemos con un “lienzo” gris. Los modelos de zenmiseta disponibles son:

  • Para chica, la orquídea silvestre, representa la feminidad, la humildad, la modestia y la serenidad. Y además simboliza la primavera.
  • El bambú, para chico, que representa la masculinidad, la fuerza interior, la valentía y la juventud. Y además simboliza el verano.

Cada zenmiseta está pintada a mano, sin plantillas ni pintura en spray, sólo existe el pincel, la pintura y el autor, cada zenmiseta es única e irrepetible. Porque aunque el dibujo sea el mismo, los trazos siempre son distintos. Esto hace de las zenmisetas un producto muy original, y único en el mundo. Jamás habrá dos zenmisetas iguales.

DISEÑANDO UNA ZENMISETA

El proceso de creación de cada zenmiseta es laborioso. Sólo se hacen bajo pedido, de ahí que tardemos 3 o 4 días en pintar una zenmiseta. En primer lugar, hay que planchar el “lienzo” para quitar las arrugas y el apresto, y que el pincel se pueda deslizar con mayor facilidad (y evitar errores fatales). Después, se introduce una plantilla de cartón en su interior, con el tamaño adecuado para estirar la tela y evitar arrugas. La sujetamos con unas pinzas para que no se mueva.

Preparando el lienzo

Preparando el “lienzo”

Una vez preparado el lienzo nos disponemos a pintar, en este caso empezamos dibujando un bambú de color negro, usamos una pintura especial para tejidos directamente sobre la tela, sin plantillas ni calcos. Puro arte.

Pintando el bambú

Pintando el bambú

Una vez acabado el bambú negro, haremos otro de color gris por detrás de éste, dando profundidad al “cuadro”. Mezclamos las pinturas negra y blanca hasta dar con el tono deseado, y seguimos con el dibujo.

Mezclando pintura

Mezclando pintura

Como podéis ver, la cosa va tomando forma.

Terminando de dibujar

Terminando de dibujar

Cada zenmiseta va firmada por el autor, pero llegados a este punto aún no hemos terminado. Hay que dejar secar la pintura de dos a tres días, depende de la humedad ambiental, y una vez esté seca al 100% planchamos el tejido en alta temperatura y respetando unos tiempos de planchado específicos y de presión, esto hace que la pintura se adhiera perfectamente al tejido y pueda lavarse sin miedo a que se vaya el dibujo o destiña, incluso en lavadora.

Y bien. ¿Qué os parecen nuestras zenmisetas? Esperamos de corazón que os gusten.

Zenmiseta bambú

Zenmiseta bambú

email

Acerca de Jorge

Empecé en el mundillo de los dibujos animados, pero ante la precariedad de trabajo dejé mi pasión por el dibujo y me busque un trabajo-aburrido "de verdad". Más tarde, "gracias" a la crisis, mi vida dio un giro de 180º, abrí un eCommerce e intenté ganarme la vida vendiendo objetos artísticos. Pero la precariedad de salario era incompatible con mi hipoteca. Ahora, por suerte, vuelvo a tener un trabajo "de verdad", estoy contento y tranquilo, y puedo dedicarme a este blog de tanto en tanto.

Deja un comentario