The walking SUVs

Me levanto por la mañana de la cama, pero ya llevo despierto un rato, observando cómo la claridad aumenta paulatinamente, otra vez no he pegado ojo en toda la noche. Sé perfectamente la razón, trato de no pensar en ello ya que no hay solución, sé que por mucho que le dé vueltas al tema no puedo hacer absolutamente nada para cambiarlo. Y sin embargo, no duermo.

Salgo de casa, subo al coche, enciendo el motor y cruzo la puerta del parking… Y ahí están de nuevo, son una plaga, una pandemia. Por mucho que acelere y los deje atrás siempre aparecen más al cruzar la esquina. Por mucho que busque otras rutas siempre están ahí, delante de mí. Aunque conduzca por callejones estrechos me acechan por doquier. No hay escapatoria. No hay salvación. No hay esperanza.

Y es que los SUVs han llegado para quedarse. Aceptémoslo, son una plaga. A la gente le ha dado ahora por comprarse SUVs chiquiticos desatendiendo a toda lógica y sentido común.

Sigue leyendo