Mi inspiración es mi madre

Es curioso que se diga que la mujer supuestamente nació de una costilla de Adán, cuando en realidad son las mujeres las que paren. O sea, que me creo más que Adán saliera del vientre de Eva, pero claro, como era su marido según el Cristianismo, (¿en qué momento se casaron?), no podía ser que saliera de su vientre, ya que lo convertiría en su hijo. Todo un culebrón. Pero según el Cristianismo de nuevo, Eva fue la primera madre. No obstante, en el catolicismo se celebra por la Virgen María, claro, ¿quién más pura que ella para representar a una madre? Y yo me pregunto, si todos los hijos nacen tras una relación sexual previa, en la que un espermatozoide entra en un óvulo, ¿por qué se coge de ejemplo a la Virgen María? Bueno, las malas lenguas dicen que fue madre anteriormente de forma natural, pero la Iglesia no lo admitiría ni bajo los efectos del pentotal sódico.

 

Taza día de la madre

Taza día de la madre

Sin embargo, las primeras celebraciones del Día de la Madre se dieron en Grecia, en Honor a Rea, una titánide, madre de Hera, Zeus, Deméter, etc. De aquí la adoptaron los romanos, luego vinieron los católicos…pero hasta el siglo XX no se instauró definitivamente este día. E incluso hay países del este de Europa que celebran el día de la madre coincidiendo con el día de la mujer. Como si todas las mujeres debiésemos ser madres. Parece que siga sin gustar que la mujer pueda tener dos días de celebración. Ya que, el 8 de marzo es el día del reconocimiento de los derechos de la mujer, y no tiene nada que ver con que sea madre.

Volviendo al tema central, madre genética no hay más que una, y ese vínculo que nos une a ellas no se puede comparar con ningún otro, ni con el del padre. Aquí la expresión “sangre de mi sangre” adquiere todo el sentido y celebrar este día es celebrar un lazo con nuestros genes, con una parte de nuestro yo que siempre mantendremos a lo largo de la vida. Pero la celebración no es sólo para ellas, sino para los millones de madres adoptivas que quieren a sus hijos de igual forma, con un vínculo invisible hacia ellos, que lo hace igual de fuerte que el ADN. El reconocimiento es a su amor incondicional, y su entrega, a la donación de parte de su ser en pos de una nueva vida.

Nosotros desde Art aliquam, hemos querido homenajear a todas las madres con lo que son para nosotros, nuestra inspiración. Esperemos que os guste la taza y traslade nuestro mensaje tal y como lo sentimos nosotros.

email

Acerca de Asun Martín

Soy una chica sencilla, que estudió Traducción e Interpretación en la UAB. Ahora mismo estoy trabajando en el departamento de exportación de una empresa de material de laboratorio, y en mis ratos libres leo y escribo para este blog. Como podréis comprobar, soy amante de las letras y defensora a ultranza de la corrección en los diferentes idiomas.

Deja un comentario