El problema de tener un erizo en casa (parte 1)

En casa somos muy peculiares, por no decir “especialitos”, no podíamos tener un perro, un gato o un hamster por mascota, no. Tenía que ser un erizo. Asun se encaprichó con este animal, y claro, yo no podía negarme (en serio, no podía).

Éste erizo es Bichito

Éste es Bichito

Responde al nombre de “Bichito”, aunque lo cierto es que responder, lo que se dice responder… Digamos que personalmente encuentro innecesario ponerle nombre a un animal que no va a acudir cuando lo llamas, pero el erizo es de Asun y ella insistió.

El erizo realmente es muy mono (chiste malo), de verdad, es adorable… en fotos. Porque en persona es un mal bicho. El muy ingrato no quiere cuentas con nosotros, se pasa el día entero escondido, son animales nocturnos y, ciertamente, es por la noche cuando se desata. Pero ni por la noche se vuelve más sociable, nos huye sea la hora que sea. Por ejemplo, a los pocos minutos de irnos a dormir y quedarse el piso en silencio, le oímos correr en su disco como si le fuera la vida en ello.

Le gusta mirar de soslayo

Le gusta mirar de soslayo

Cuando Bichito ve que nos acercamos se eriza, cuando vas a cogerlo y nota la presión de tu mano hace unos bufidos como si fuesen espasmos, y creedme cuando os digo que pincha, y mucho. Una vez en tus manos se inquieta y no para de moverse, porque no se siente a gusto, y lo único que quiere es escapar para meterse en algún rincón oscuro.

Por cierto, Asun ya presentó a Bichito en su blog hace un tiempo.

Haciéndose el dormido. No me negaréis que es cuco

Haciéndose el dormido. No me negaréis que es cuco

El problema del erizo

Recientemente hemos tenido un problemilla con el erizo de los c… Resulta que se ha aficionado a hacer sus deposiciones en el tejado de la casa, una casita de madera monissíssima que le compramos en Mascota Planet. Por naturaleza los erizos son animales trepadores, y claro, a base de hacer sus “números unos” y “números doses” día tras día, la casa huele (la suya y por ende la nuestra). Así que había que buscar una solución.

Vigilandonos desde la ventana indiscreta

Vigilandonos desde la ventana indiscreta

Primero probamos con cubrir el tejado de viruta, a ver si ésta absorbía los olores y los pipis, que para eso la ponemos, pero ni vaciando medio saco la viruta era capaz de albergar esos “chorrazos” y “chorizos” que suelta. ¿Cómo puede salir “tanto” de una cosa tan pequeña?!?!?!

Así que la alternativa pasaba por impedir que Bichito se subiese al tejado, por mucho que eso significase acotar su libertad de movimiento.

Pero eso lo explicaré en una segunda parte… o esta entrada me quedará muy extensa.

Lo normal es que espere a que nos vayamos para salir

Lo normal es que espere a que nos vayamos para salir

Anoche lo atrapé bebiendo sin salir de su casa y destapándose lo mínimo

Anoche lo atrapé bebiendo sin salir de su casa y destapándose lo mínimo

 

email

Acerca de Jorge

Empecé en el mundillo de los dibujos animados, pero ante la precariedad de trabajo dejé mi pasión por el dibujo y me busque un trabajo-aburrido "de verdad". Más tarde, "gracias" a la crisis, mi vida dio un giro de 180º, abrí un eCommerce e intenté ganarme la vida vendiendo objetos artísticos. Pero la precariedad de salario era incompatible con mi hipoteca. Ahora, por suerte, vuelvo a tener un trabajo "de verdad", estoy contento y tranquilo, y puedo dedicarme a este blog de tanto en tanto.

3 pensamientos en “El problema de tener un erizo en casa (parte 1)

  1. […] la primera parte de esta entrada he querido hacer mi particular presentación de la mascota que tenemos Asun y yo en casa. Un erizo. […]

  2. Ramon gabernet dice:

    Hola. Tengo un erizo desde hace más de dos años . Siempre ha estado activo y comedor pero hace una semana que apenas come y aún que tiene ganas de pasarse por la casa no puede. Las patas traseras no le responden y casi va arrastrándose no se que le pueda ocurrir!

    • Jorge dice:

      Hola Ramón, no sabes cuanto siento leer tus palabras. Quizá deberías ir a un veterinario o preguntar en una web más especializada en erizos. De todas maneras con más de dos años creo que tu erizo (si es africano como el nuestro) ya es un erizo mayor.

      No sé, espero que se mejore. 🙁

Deja un comentario