Carnaval de Venecia 2017 (Parte 1)

¡Aaaah! Venecia… qué “bonica” es. Y mira que está hecha polvo, las calles son muy viejas, los soportales dan la sensación de que se van a caer en cualquier momento, la madera vieja está podrida por la humedad, edificios grapados (¿para que no se caigan?); y el turismo descontrolado no ayuda. Precisamente todo esto es lo que le da a Venecia ese encanto difícil de describir con palabras, es la única ciudad que conozco en la que es casi imposible ubicarse en un mapa. Pero eso es bueno, la gracia de Venecia es pasear por sus calles y sus canales, perderse y disfrutar de la arquitectura imposible de sus edificios apretados cual Tetris.

Precisamente hablando de turismo, en Venecia se celebra uno de los carnavales más famosos del mundo. Un carnaval único que no tiene parangón, y ahora te cuento por qué.

Todo está viejo y destrozado, y ahí está el encanto de Venecia

Todo está viejo y destrozado, y ahí está el encanto de Venecia

Asun y yo ya hablamos de ir al carnaval de Venecia en 2016, pero después de ver los precios de vuelo + hotel + alquiler del traje (a ver, si vamos, pues hacemos la gracia completa) decidimos dejarlo para otro año. No es barato ir a Venecia en carnaval.

Así que, con el presupuesto en mente, este año si nos hemos lanzado a la mascarada.

Una vez en Venecia…

Lo primero que te sorprende de Venecia en carnaval, si ya conoces la ciudad, es que está a petar de turistas, es temporada alta como en agosto. Los emplazamientos más turísticos son un hervidero de gente y no cabe ni un alfiler, y con la estrechez de los callejones no hay escapatoria. Así que si te agobian las multitudes, Venecia no es para ti.

La entrada norte a la Plaza de San Marcos... para que se te caiga una lentilla

La entrada norte a la Plaza de San Marcos… para que se te caiga una lentilla

Las góndolas, un clásico... y la puñalada que te dan con el precio también es un clásico

Las góndolas, un clásico… y la puñalada que te dan con el precio también es un clásico

Comienzas a caminar y en seguida te das cuenta de que no te encuentras en un carnaval típico, mucha gente lleva las famosas máscaras venecianas, y algunos van disfrazados. Pero, ¡ojo! No son disfraces, son trajes de época, auténticos trajes de época del siglo XVII y XVIII (cosidos en el siglo XXI). Lo cierto es que disfraces, tal y como los conocemos, vi muy pocos, y casi todos eran niños pequeños. Los adultos visten sus mejores galas de época, como si de una película se tratara, a lo Amistades Peligrosas o Valmont.

La gracia en este carnaval es vestir de la forma más real posible, ellas con sus enaguas y sus corsés y ellos con sus jubones y sus chorreras. Pasear por las calles venecianas vestido de época es como viajar a un tiempo pasado, donde la nobleza se mezclaba con el vulgo sin temor a ser reconocidos gracias a las máscaras.

¿Disfraz? No. Es algo más elaborado

¿Disfraz? No. Es algo más elaborado

Colaría por una imagen de antaño, si obvias la ropa de la gente... el móvil... las bombillas...

Colaría por una imagen de antaño, si obvias la ropa de la gente… el móvil… las bombillas…

Esto, aunque no te lo creas, es un centro comercial (muy pijo, eso sí)

Esto, aunque no te lo creas, es un centro comercial (muy pijo, eso sí)

En una segunda entrada te explicaré más cositas del carnaval de Venecia, qué se puede hacer, donde ir, y sobre todo fotos, muchas fotos.

 

email

Acerca de Jorge

Empecé en el mundillo de los dibujos animados, pero ante la precariedad de trabajo dejé mi pasión por el dibujo y me busque un trabajo-aburrido "de verdad". Más tarde, "gracias" a la crisis, mi vida dio un giro de 180º, abrí un eCommerce e intenté ganarme la vida vendiendo objetos artísticos. Pero la precariedad de salario era incompatible con mi hipoteca. Ahora, por suerte, vuelvo a tener un trabajo "de verdad", estoy contento y tranquilo, y puedo dedicarme a este blog de tanto en tanto.

Deja un comentario