10 razones de por qué odiamos ir al cine

Como amante del cine, Asun y yo solemos ir de tanto en tanto a ver los estrenos de cartelera. Pero como amante del cine, ODIO ir al cine.

Esta vez en vez de quejarme argumentando los puntos de por qué odio el cine (me gusta mucho quejarme), simplemente haré una lista y estoy convencido de que no harán falta más argumentos, pues me vais a entender a la perfección:

-Gente que habla, tose y comenta la película

Móviles que no están en silencio

Niños ruidosos

-Más niños ruidosos

-El que se queda sobado y ronca

-Las patadas del que se sienta en la butaca de atrás (ya se podría dar las pataditas en los dientes)

-Olor a palomitas con… ¡Mantequilla! (muy desagradable)

-Que no queden entradas de la película que tantas ganas tenías de ver

-Que delante de ti se siente alguien más alto que tú o con un peinado a lo Marge Simpson

-Más niños ruidosos (no, no se me ha colado, lo he puesto a propósito)

¡Qué horror! Cine lleno

¡Qué horror!

En resumen, que es un asco ir al cine, pero es la única forma de ver los estrenos. Así que, si tú tampoco eres de los que pueden esperar unos meses a que salgan las pelis en DVD, te propongo una idea:

Ir al cine por la mañana.

Va en serio, son todo ventajas, pensadlo. Para empezar, las entradas son más baratas, te ahorras todos (o casi todos) los tedios de la lista de arriba puesto que la sala está casi vacía, y encima cuando acaba la peli y te marchas de la sala, aún es de día… ¡Tienes todo el día por delante para hacer cosas! Hasta te da la sensación de que el fin de semana es más largo.

Cuando le dije a un amigo que me iba al cine por la mañana me miró con una cara… como si fuera de otro planeta, tenemos que quitarnos ese estigma social del cine matutino, probadlo.

El paraiso :) Cine vacío

El paraiso 🙂

email

Acerca de Jorge

Empecé en el mundillo de los dibujos animados, pero ante la precariedad de trabajo dejé mi pasión por el dibujo y me busque un trabajo-aburrido "de verdad". Más tarde, "gracias" a la crisis, mi vida dio un giro de 180º, abrí un eCommerce e intenté ganarme la vida vendiendo objetos artísticos. Pero la precariedad de salario era incompatible con mi hipoteca. Ahora, por suerte, vuelvo a tener un trabajo "de verdad", estoy contento y tranquilo, y puedo dedicarme a este blog de tanto en tanto.

Deja un comentario